El empleado del sistema nacional de emergencia 911, Gustavo Araujo, fue acusado de pertenecer a la pandilla 18, solo por aparecer el sistema de la Dirección Policial de Investigación (DPI).

Gustavo se hizo presente hoy a un canal de televisión  hondureña  para comprobar que no pertenecía a ningún grupo que comete delitos en el país.

Se dio cuenta que a se encontraba en sistema policial como presunto integrante de una pandilla 18 el 4 de octubre cuando iba rumbo a la casa de la mamá a dejarle un abrigo. En su camino se encontró con una patrulla de la Policía Nacional,  quien realizaba patrullajes en la colonia Venezuela, fue detenido por los agentes y aparecía fichado en el sistema NACMIS, como miembro de la pandilla 18 y sospechoso de violencia doméstica.

Durante su detención, los agentes le preguntaban donde trabaja, y el les indicó que laboraba en el sistema nacional de emergencia 911 comparándoles con su carnet, aunque estaba vencido, pero explicó que era que la institución no les ha renovado la identificación.

En el programa mostró las constancias que le extendieron en las distintas agencias policiales y del Poder Judicial como Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas y la Dirección Policial de Investigación (DPI), juzgado contra la violencia doméstica, secretaria del tribunal de sentencia, Juzgados de letras penal, juzgados penal del distrito central y juzgados de ejecución penal donde no existen registro en contra de el.

Dijo “Siempre toda la vida han sido trabajar, más ahora que tengo mi hija de cinco años que para ella trabajo”.

Actualmente Gustavo Araujo se encuentra suspendido de su trabajo hasta que se compruebe que no pertenece al grupo delictivo. Ya una vez comprobado, será incorporado a su trabajo afirmó Osman Reyes director del 911.

Rommel Armando Martínez el Director de la DPI, explicó que ahora las denuncias ya no constituye un antecedente penal para los hondureños y que la denuncia que se interpuso en central y no fue limpiada del mismo.