El virólogo italiano que logró frenar el virus pide una OMS reformada

El virólogo italiano que logró frenar el virus pide una OMS reformada

El experto indicó que el mundo necesita una OMS totalmente diferente, con gente joven y con más presencia en África y América Latina.

El virólogo italiano que logró frenar el virus pide una OMS reformada. DAGNINO Enrico / Images Getty)
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 27-07-2020.5:52 pm.

Andrea Crisanti, es el nombre del virólogo italiano que puso en “jaque” a la Organización Mundial para la Salud (OMS) al frenar el coronavirus e impedir su expansión en Véneto, desafiando las directrices del ente mundial.

El científico, es el director del laboratorio de Microbiología en la Universidad de Padua, autor del “milagro de Véneto”, denominado así por haber logrado con un experimento único detener la propagación del contagio en el pueblo Vo’Euganeo.

El virólogo logró frenar la pandemia en una de las dos regiones donde el coronavirus estalló en Italia, evitando que ocurriera un escenario similar a Lombardía.

Su estrategia fue recurrir a pequeñas barreras de infección, desarrollando zonas rojas en barrios, edificios o pueblos más afectados, aislando a los parientes de personas con covid-19, denominadas como asintomáticos.

“Ahora el gobierno italiano lo está haciendo bien controlado… Porque están exportando el modelo. Haciendo pruebas a todos los contactos y familiares de los infectados”, dijo a al Clarín el experto.

REFORMAS EN LA OMS

Una vez demostrada su teoría, de la importancia de las personas asintomáticas y los aislamientos de personas cercanas a los contagiados, el virólogo ha expresado abiertamente la necesidad de una reforma en la OMS.

“La OMS es una carroza elefantina llena de burócratas y alejada de los problemas de la ciencia”, dijo al medio internacional el experto.

Indicó que el mundo necesita una OMS totalmente diferente, con gente joven y con más presencia en África, América Latina.

“Dejaría en Ginebra a un puñado de personas. Es una estructura descomunal, costosísima y para mantenerse necesita tanto de donantes privados como de la industria farmacéutica, algo completamente inaceptable”, destacó el virólogo.