El tribunal falla a favor de Rimini Street sobre asuntos clave, rechaza las mociones de Oracle y menciona el “sentido común” y un “resultado absurdo” al rechazar las reclamaciones de Oracle