El Centro de Estudios de Justicia de las Américas (CEJA) señaló este jueves que el riesgo de corrupción en Honduras es grande por los bajos salarios que devengan los operadores de justicia, especialmente el de los jueces.

 “Cuando un juez en Honduras gana menos de 900 dólares mensuales, evidentemente que el riesgo de corrupción es grande”, dijo el director ejecutivo de CEJA, Jaime Arellano.

A lo anterior se suma el alto costo de vida en la nación centroamericana; solo el precio de la canasta básica ronda en los 12 mil lempiras mensuales, sin contar otros servicios o productos.

Para el especialista de origen chileno, la justicia hondureña no solo se ve vulnerada por el tema de sueldos, si no también por la impunidad; reflejado en el incremento de denuncias de actos de corrupción y las pocas condenas que se emiten.

“El sistema de justicia hondureño esta fallando en perseguir de manera ordenada y sistemática los delitos de corrupción”, dijo Arellano.

Además, motivó al Congreso Nacional a aprobar la Ley de Colaboración Eficaz, considerada por CEJA un instrumento para combatir la corrupción.