El poder de la transparencia: los inversores particulares exigen datos ASG en los que puedan confiar