Los gobiernos de todo el mundo deben hacer cambios rápidos, de largo alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad para evitar niveles desastrosos de calentamiento global, indica un nuevo informe de la autoridad científica mundial sobre el cambio climático.

El informe fue emitido el lunes por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC). Este revela que el planeta alcanzará el umbral crucial de 1,5 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales para 2030. Esto precipitará el riesgo de una sequía extrema, incendios forestales, inundaciones y escasez de alimentos para cientos de millones de personas.

Según estudios, nuestro planeta está a dos tercios del camino, con temperaturas globales que se han calentado a aproximadamente 1 grado centígrado. Evitar un incremento mayor requiere de una acción significativa en los próximos años.

“Esto es preocupante porque sabemos que hay muchos más problemas si superamos los 1,5 grados centígrados de calentamiento global, que incluyen más olas de calor y veranos calurosos, un mayor aumento del nivel del mar y, en muchas partes del mundo, peores sequías y lluvias extremas”, mencionó Andrew King, profesor de Ciencias del Clima en la Universidad de Melbourne.

Para 2030, las emisiones netas globales de dióxido de carbono tendrían que disminuir en un 45% respecto de los niveles de 2010 y alcanzar el “cero neto” alrededor de 2050 para mantener el calentamiento en torno a los 1,5 grados centígrados.

La reducción de las emisiones a este grado, aunque sea técnicamente posible, requeriría cambios generalizados en energía, industria, edificios, transporte y ciudades.

“La ventana para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados se está cerrando rápidamente y las promesas de emisiones actuales hechas por los firmantes del Acuerdo de París no nos acercan a la consecución de ese objetivo”, agregó King.