0013779400

El Manchester United está intentando volver a las primeras planas del fútbol europeo, tras haber perdido espacio luego de la salida de Sir Alex Ferguson en 2013, el escosés que estuvo 27 años al frente del conjunto inglés.

Para reforzar su plantel y poder obtener la tan ansiada Champions League que consiguió por última vez en 2008, la dirigenia planea romper el mercado de invierno contratando a uno de los futbolistas del Real Madrid.

Gareth Bale es el apuntado por el entrenador Louis van Gaal y por los directivos, quienes están dispuestos a pagar hasta 100 millones de libras esterlinas (alrededor de 150 millones de dólares) para hacerse con los servicios del galés.

De concretarse, se convertiría en la transferencia más cara de la historia del fútbol inglés, superando la del argentino Ángel Di María, por quien el propio Manchester United pagó 75 millones de euros en el verano de 2014, también proveniente del club madrileño.

El delantero de 26 años no se siente cómodo en el esquema que propone el director técnico Rafael Benítez, donde ha perdido lugar en los últimos partidos, y no vería con malos ojos un regreso a la Premier League, certamen en el que participó de 2005 a 2013 con las camisetas del Southampton y del Tottenham.

No es la primera vez que los Red Devils se fijan en el galés. En 2014 el Daily Star  había escrito acerca del interés que la institución tenía y reveló la intención de los directivos ingleses de abonar alrededor de 115 millones de euros.

Además de este refuerzo, el Manchester United tiene en carpeta al holandés Arjen Robben, por el que desembolsaría un poco más de 75 millones de dólares.

A pesar de que el delantero de 31 años tiene contrato con el Bayern Munich, el entrenador lo conoce por haberlo dirigido en la selección y en el equipo actualmente conducido por Josep Guardiola.

De concretarse estas contrataciones, el club inglés estaría invirtiendo 225 millones de dólaresen solamente dos jugadores.