El hijo de un testigo clave en el ‘caso Odebrecht’ murió envenenado con cianuro

Bogotá,(Colombia). El hijo de un testigo clave en el caso Obredecht murió envenedado el día de ayer.

Alejandro Pizano Ponce de León había llegado desde Barcelona, España, por la muerte de su padre, quien era el testigo en el caso. Se encontraba en una finca ubicada en Subachoque, municipio del departamento de Cundinamarca en la capital de Bogotá

Según un comunicado de la prensa, después de dos días de investigación por la Fiscalía General de la Nación, establece que Alejandro falleció por envenemamiento, por ingesta de cianuro tras tomar un sorbo de agua saborizada que se encontraba en el escritorio de su padre. Pocos minutos después, se quejó  de su mal sabor e intentó expulsarlo, el cual le produjo malestar estomacal y camino al hospital falleció.

El joven de 31 años, un día antes de su muerte, había publicado en su cuenta de twitter un m mensaje dedicado a Julio Sánchez Cristo, director de una emisora colombiana diciendo “la vida deberá enseñarle a ser responsable” por no decir la verdad.

Su  padre Jorge Enrique Pizano Callejas, quien falleció tras sufrir un infarto en su finca, había sido el testigo del proceso legal que se le hacía a Luis Fernando Andrade quien era el expresidente de la Agencia Nacional de Infraestructura de Obredecht.