Autoridades del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula confirmaron este lunes el aumento de pacientes con dengue, en su mayoría menores de edad, poniendo en peligro sus vidas.

En el sanatorio se atienden diariamente a 50 pacientes con síntomas de la enfermedad, transmitida por la picadura de un zancudo.

A la demanda de casos se suma la  insumos, que aumenta la crisis que se vive en el sector salud y que se refleja en la falta de camilla y otras falencias.

Pacientes y familiares denunciaron que la sala de atención colapsó debido al número de menores que han llegado por asistencia médica.

Galenos han advertido que de no controlar la enfermedad para junio Honduras se verá sumida en una epidemia.