Un informe realizado por el Banco Mundial (BM) revela que el 60 por ciento de los hondureños en la zona rural viven en pobreza, impidiéndoles una vida digna.

El análisis de la organización mundial confirma que uno de cada cinco connacionales sobreviven con 50 lempiras diarios.

Un ejemplo de la pobreza en las zonas rurales es Coyolar, Intibucá, donde sus pobladores carecen de agua y alimentos.

Según el Banco Mundial, uno de cada cinco hondureños no cuentan con servicios como agua y una fuente de ingresos para satisfacer sus necesidades.

“Aquí es una vida que no se haya nada, una vida triste”, dijo una de las habitantes de Coyolar.

La pobreza y extrema pobreza ha incrementado en los últimos diez años que el Partido Nacional ha ostentado el poder.

Un estudio realizado por la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC) reflejan que Honduras está en recesión económica con una baja en el Producto Interno Bruto (PIB).