El gobierno de los Estados Unidos (EEUU), a través del enviado especial para Venezuela, no descartó este martes imponer sanciones contra los países que tiene negocios con Nicolás Maduro.

“Es una posibilidad, pero aún no es momento”, dijo Elliot Abrams en conferencia de prensa.

Además, indicó que la intervención militar también representa una opción en su intento de derrocar al gobierno socialista.

Países como Rusia y China han denunciado la intención del imperio estadounidense de entrometerce en los asuntos internos de Venezuela.

Maduro, aseguró que el gobierno de Donald Trump busca la riqueza de la nación suramericana.