El deseo de ver a su padre nuevamente, tras seis años de estar separados se desmoronó de la noche a la mañana y la desilusión fue tan grande que la orilló a suicidarse.

El intento de quitarse la vida dejó a la jovencita Heydi Gámez García en estado vegetal, al darse cuenta que su padre fue detenido camino a los Estados Unidos.

La jovencita viajó al país norteamericano a los 9 años de edad, huyendo de la violencia en Honduras; luego que su abuelo fue asesinado por pandilleros.

Familiares relataron que era el tercer intento del progenitor de reunirse con su hija, que fue abandonada por su madre y criada por sus abuelos.

Sobre el lamentable suceso depresivo de la menor de 13 años detallaron que decidió suicidarse con el cable de un teléfono, colgándose de en un extremo de su habitación.

“Era tan inteligente que no tiene sentido que tomara una decisión como esta, una decisión tan alejada de su carácter”, dijo su tía.

Los daños que le provocó el intento de suicidio a la menor fue una muerte cerebral que la han mantenido inerte por cinco días.

Autoridades migratorias tras la tragedia le permitieron al padre ver a su hija, quien esperaba que al escuchar su voz despertara del coma.

“Mi querida, mi querida, por favor… Por favor, si ves una luz, no vayas hacia ella, por favor”, dijo al verla postrada en una cama.

El progenitor debe decidir si la desconecta y dar la autorización al equipo médico para que la despojen del sistema que la mantienen con vida.

“Como padre, no tienes esperanzas ni sueños para ti mismo, todos tus sueños son para tus hijos… Todos mis sueños están en su corazón. Todos se han ido con ella”.

Honduras, registra en nueve meses más de 300 mil connacionales detenidos solo en la frontera de Texas en su intento de llegar a los Estados Unidos (EEUU).