EEUU cancela programa migratorio para niños centroamericanos

Y siguen las malas noticias para los migrantes hondureños. La política exterior del gobierno de Honduras no pudo cabildear para evitar el endurecimiento de la Administración Trump hacia los menores migrantes que viajan con serios peligros para reunirse con sus padres, huyendo de la violencia que azota al país.

El día de hoy el Departamento de Seguridad Nacional (conocido por sus siglas en inglés DHS o Department of Homeland Security) publicó un aviso para notificar a la opinión pública que ya no prestará consideración especial a la libertad condicional a Refugiados en El Salvador, Guatemala y Honduras bajo el Programa de Libertad Condicional de Menores de Centroamérica o Central American Minors (CAM) Parole Program.

Este programa instaurado por el DHS y el Departamento de Estado de Estados Unidos (DOS el 1 de diciembre de 2014, por la Adminsitración Obama de manera humanitaria ante la crisis de más de 60,000 menores de Honduras, El Salvador y Guatemala que viajaban para reunirse con sus padres, les permitía a ciertos menores en El Salvador, Guatemala y Honduras para ser considerada como refugiada en los Estados Unidos.

Este programa, conocido Como el CAM Refugee Program, permitía a ciertos padres legalmente presentes en EEUU que solicitaran una entrevista de reasentamiento de refugiados para niños solteros menores de 21 años y otros miembros de la familia elegibles, en Guatemala, El Salvador o Honduras.

El padre en los Estados Unidos debía estar legalmente presente para solicitar que su hija o hijo tuvieran acceso al programa y se le considere como refugiado presentando la justificación a la grave situación de violencia que se vive en estos países centroamericanos.

El 15 de noviembre de 2016, el programa se amplió para incluir a otros parientes que pudieran calificar.

Como resultado del fin de la medida, la mayoría de los que se podían beneficiar del programa, prácticamente no tienen otro proceso bajo las leyes de inmigración para entrar en los Estados Unidos y por lo tanto serán sujetos a deportación. Sus esperanzas de tener una familia unida son muy improbables y escazas.