Washington.- La Casa Blanca exigió hoy “unas elecciones justas, libres y transparentes”en Nicaragua, y abrió la puerta a más sanciones a funcionarios del Gobierno del presidente Daniel Ortega. Esta posición de la Casa Blanca ha traído criticas en Honduras de sectores políticos y de analistas sobre la política del gobierno estadounidense en la región centroamericana. El Departamento de Estado guardó silencio ante la protesta de miles de personas en las calles después de las elecciones y avaló los resultados electorales que fueron seriamente cuestionados hasta por la Organización de Estados Americanos. 

“Unas elecciones libres, justas y transparentes son el único camino hacia la restauración de la democracia en Nicaragua“, afirmó la Casa Blanca en un comunicado sobre la crisis política en el país centroamericano. En cuanto a las exigencias de unas elecciones libres y justas que los partidos de oposición en Honduras han exigido, la Casa Blanca desconoció estos reclamos aun cuando el secretario de la OEA Luis Almagro se pronunciara por la repetición de las elecciones en Honduras.

El presidente estadounidense, Donald Trump, responsabiliza a Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, de la “violencia indiscriminada” y la “brutalidad policial” contra los manifestantes que piden “reformas democráticas”.