El director del instituto Técnico Honduras, Nelson Cálix, denunció en una radio local que policías vendieron a los estudiantes cuatro bombas lacrimógenas.

Las declaraciones del docente en relación a la constantes acciones de represión de elementos policiales en contra de los alumnos.

No se brindó mayor detalle de la supuesta venta de las bombas de uso exclusivo policial y que el precio que paga el régimen oscila entre los tres mil y cinco mil lempiras.

Sobre el actuar de los guardias de seguridad en las protestas denunció que “el dueño de la empresa de seguridad, siendo un alto político no debería tener contratos con el Estados, cómo es posible que el señor Reinaldo Sánchez”.

Las protestas en Honduras se han mantenido por 60 días, luego que la administración de Juan Orlando Hernández intentara, vía decreto impulsar la privatización de la salud y educación.