Diputado denuncia supuesta defraudación de empresa Cargill

TEGUCIGALPA.- El diputado liberal por el departamento de La Paz, Manuel Iván Fiallos, denunció que la transnacional norteamericana Cargill habría defraudado al fisco en Honduras, elevando los costos de producción y reportando pérdidas en la declaración anual del Impuesto Sobre la Renta (ISR) de una de sus cinco empresas en Honduras.

Fiallos afirmó que él era proveedores de servicios de transporte para la empresa Proyectos Agropecuarios (PRASA), del conglomerado de Cargill de Honduras, cuyos ejecutivos le rescindieron unilateralmente el contrato, negándose a pagarle los valores correspondientes al cincuenta por ciento de los fletes que debieron ejecutarse hasta la fecha en que caduca el acuerdo.

El legislador del Partido Liberal dijo inicialmente la compañía PRASA, de Cargill, le pidió en su condición de proveedor único del servicio de transporte, que cediera el treinta por ciento de los fletes que realizaban hacia la ciudad de Siguatepeque y que su compañía se quedara con 70 por ciento de los fletes restantes, un ofrecimiento que rechazaron y que devino en la rescisión del contrato.

Detalló que tras la determinación buscaron un método alterno de solución de conflictos, acudiendo al centro de conciliación de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), y dijo que al agotar esta vía demandaron en los tribunales de la justicia hondureña, donde propusieron como medios de prueba una inspección de la declaración del ISR.

Dijo incluso que un día antes de que su abogado presentará la propuesta de los medios de prueba con que pretende hacer valer su derecho en los tribunales, fue muerto a balazos en la colonia Los Alpes de San Pedro Sula, su abogado, Ramón Benjamín Flores Cubas, quien sólo llevaba dos casos en los tribunales, curiosamente relacionados con las mismas compañías.

El legislador asegura que dos de las empresas de la transnacional reportaron aumentos en el costo de producción durante dos años y pérdidas de casi 200 millones de lempiras
Dijo que con representación de otro profesional del Derecho, un año después de la muerte del abogado Flores Cubas, logró que se evacua el medio de prueba que consistía en la inspección de la declaración del ISR, constatando en ese documento público que de 2009 a 2010, justo después que le rescindieron el contrato, las empresas estaban reportando aumentos en los costos de producción.

Detalló que en el caso de la empresa Alimentos Concentrados (ALCON) los incrementos en el costo de producción reportados eran del 152.25 por ciento y en el caso de PRASA, para la que él trabajaba, había registrado incremento de 63 por ciento, por lo que las declaraciones de ISR indican pérdidas de 147 millones de lempiras un año y en otro año 52 millones.

“Cómo una empresa puede perder 147 millones en un año y en el otro 52 millones y no quebrar”, se preguntó tras pedir al Estado que informe qué sucedió con esta presunta defraudación que fue conocida por la La Oficina de Inteligencia Fiscal de la entonces Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI).

Artículo original de: Diario Tiempo