Diego, el albañil que decidió ‘estudiar leyes’ para asegurarse que asesino de su hija fuera a la cárcel

Diego, el albañil que decidió ‘estudiar leyes’ para asegurarse que asesino de su hija fuera a la cárcel

El angustiado padre recuerda que dejó la albañilería para dedicarse día y noche a leer las leyes mexicanas, su objetivos era: justicia para su hija.

Diego, el albañil que decidió ‘estudiar leyes’ para asegurarse que asesino de su hija fuera a la cárcel. Fotografía cortesía, vía Milenio.
Jacqueline Alvarenga
  • Jacqueline Alvarenga | 18-11-2020.6:39 pm.

México.- José Diego Suárez, es uno de esos padres que darían todo para que su hija que fue asesinada estuviera con vida. El progenitor decidió ‘estudiar leyes’ de forma autodidacta con el único objetivo de asegurar que el asesino de su hija fuera encarcelado.

Don Diego, tras varios años logró con sus conocimientos no dejarse subestimar ni por abogados, ni por la justicia; alcanzando lo que tanto añoraba, ver al criminal pagar por la muerte de su vástaga.

Recuerda que su hija solicitó ayuda antes de ser asesinada, pero los servidores públicos le negaron la protección, lo que lo obligó también a emprender acciones contra ellos.

El angustiado padre recuerda que dejó la albañilería para dedicarse día y noche a leer las leyes mexicanas, su objetivos era: justicia para su hija.

La muerte de su hija ocurrió un 31 de diciembre del 2010, cuando Gilberto Campos la atacó a puñaladas hasta matarla ante la indiferencia de dos agentes policiales que se negaron a brindarle protección.

Le tenían que haber puesto un médico legista, no se lo pusieron. Les dijo que la había amenazado de muerte, tampoco consideraron que eso fuera delito”, dijo Don Diego con propiedad al conocer las leyes.

Indicó que volvió determinado a los juzgados, con los conocimientos para que la muerte de su hija no quedara en la impunidad. Presentó más de 350 escritos con los que combatió en tribunales seis apelaciones.

Fue hasta finales del 2019 que Don Diego logró una sentencia de 67 años de prisión para el asesino de su hija y dos por abuso de autoridades para los policías que le negaron protección.

“Los obligué, y logré que  ya no se salieron con la suya esos servidores públicos”, dijo con tono de orgullo y pesar por la pérdida irreparable de su hija.

Al respecto indicó que los oficiales y personal de justicia son cómplices de todas las tragedias que pasan miles de mujeres.