Día de la libertad de prensa: Honduras entre los peores países según RSF

En el Día Mundial de la Libertad de Prensa, Reporteros sin Fronteras (RSF) advierte en su informe anual sobre el “deterioro profundo y preocupante de la capacidad de los periodistas para ejercer su oficio y su función en total libertad o independencia”.

La ONG pone el foco en países “cuyos dirigentes pueden jactarse de haber amordazado la información” en el último año.

En el ranking de los enemigos a la libertad de prensa, se destacan los reincidentes Arabia Saudita, Irán, Corea del Norte, Burundi, Eritrea, Azerbaiyán, Honduras, Venezuela, Rusia y China, a los que se sumaron Egipto, Tailandia y Turquía, donde el control sobre los medios se ha vuelto la norma.

En 2015 aumentaron las constantes violaciones del derecho internacional en materia de libertad de información llevadas a cabo por algunos países latinoamericanos, entre ellos Honduras, México, Venezuela, Colombia y Cuba. Diferentes países adheridos al Pacto de San José, han venido ignorado desde hace años las recomendaciones y advertencias de la Organización de Estados Americanos. Estas violaciones se unen al paulatino deterioro de la situación de la prensa en América Latina y son una muestra del poco crédito que se da a la profesión de periodista.

Según el informe de la ONG Reporteros sin Fronteras, la corrupción en Honduras es algo asumido en la vida cotidiana , la impunidad es la regla, cuatro profesionales perdieron la vida a manos de asesinos a sueldo; y en Guatemala el balance mortal fue de dos informadores.

Otro aspecto a destacar en el informe, fue el comportamiento de numerosos jefes de Estado latinoamericanos que no dudaron en señalar con el dedo a los medios de comunicación y en denigrar la labor periodística en sus discursos públicos. Los presidentes Maduro, Correa o Hernández, no hicieron sino contribuir con sus declaraciones a un peligroso clima de censura, autocensura e impunidad en sus respectivos países.

El presidente Juan Orlando Hernández, de Honduras, se refirió a los “pseudo periodistas que ocultan, tergiversan e inventan en su estado afanoso de incendiar al país”, respondiendo así a la acusación de que el Partido Nacional estaría implicado en una malversación de fondos del Instituto Hondureño de Seguridad Social.