Devuelve mochila con $10,000 como recompensa lo invitan a comer y dice que prefiere el guiso de su esposa

Devuelve mochila con $10,000 como recompensa lo invitan a comer y dice que prefiere el guiso de su esposa

El hombre se encontró la fuerte suma de dinero y no dudo en hacer las cosas bien. La persona decidió invitarlo a comer, pero él no se perdería el guiso de su esposa.

Devuelve mochila con $39,000 como recompensa lo invitan a comer y dice que prefiere el guiso de su esposa Imagen ilustrativa.
  • Jacqueline Alvarenga | 25-02-2022.4:22 pm.

Chile.-  La historia de un hombre que devolvió una mochila con dinero y no quiso aceptar una invitación a comer para no despreciar el guiso de su esposa le ha dado la vuelta al mundo.

Según medios locales, el ciudadano encontró una mochila tirada y la agarró para preguntar de quién era sin imaginar que en el interior llevaba dinero.

Dos personas que estaban cerca le aseguraron que era de ellos, pero rápidamente les dijo que él conocía al dueño y que lo esperaría.

“La agarré y dos personas dijeron que era suya. Yo no sabía quién era el dueño, pero ellos no lo eran porque apenas le dije que conocía la persona que había perdido la mochila se fueron”, dijo el joven que no quiso despreciar el guiso de su esposa.

El buen hombre esgrimió que existen personas que buscan apropiarse de los que no les corresponde y que no lo permitiría.

Sin saber a quién le pertenecía  la mochula y sin tener pistas, decidió buscar en el interior del bolso; encontrando el dinero. En uno de los bolsillos había documentos del propietario e inmediatamente comenzó a contactarlo.

La persona que no quiso recompensa y que no despreció el guiso de su amada, detalló que el dueño del dinero era un comerciante, quien le confió que era para pagar el sueldo de sus empleados.

“Me dijo que quería invitarme a comer, incluso me dijo de mandarme un almuerzo, pero yo ya tenía un guiso que había hecho mi esposa”, dijo el hombre a los medios locales.

Inmediatamente su relato trascendió las fronteras por su honestidad y por el valor que le da a la comida de su compañera de hogar.