Mas de 250 migrantes hondureños entre ellos niños, ancianos y jóvenes que caminaban sobre la carretera de Suchiate a Tapachula, en el extremo sur de México fueron detenidos violentamente por la Policía Federal y elementos del Instituto Nacional de Migración.

En una clara violación a los derechos humanos e incumpliendo las disposiciones del senado de México en donde exhortaron a los policías federales y gobierno central a respetar los derechos humanos de los migrantes, estas fuerzas de orden publico detuvieron violentamente a migrantes hondureños.

Las personas fueron interceptadas al filo de las 12 horas de hoy por elementos de la Policía Federal y fueron obligaron a subir a cinco autobuses y al parecerfueron trasladados a la estación Migratoria Siglo XXI, en la ciudad de Tapachula, para su posterior deportación.

Las fuerzas de seguridad mexicanas les están frenando el paso a centroamericanos que lo único que quieren es cruzar hacia la frontera con Estados Unidos, pero al final México termino siendo el muro de Trump y al final termino pagando por el.