Después del daño a las empresas Continental, el gobierno promete preservar empleos.