Después de 53 años de misterio hallan avión desaparecido en el Lago Champlain

Después de 53 años de misterio hallan avión desaparecido en el Lago Champlain

Tras 53 años de misterio, los restos de un avión privado que desapareció en una noche nevada en Vermont, Estados Unidos.

avion desaparecido Foto: Garry Kozak via AP
  • Karla Alvarez | 12-06-2024.5:11 pm.

En una sorprendente revelación, un equipo de investigadores encabezado por Garry Kozak descubrió los restos de un Jet Commander, un avión corporativo con capacidad para diez pasajeros, en el fondo del lago Champlain, cerca de la isla Juniper.

La aeronave, que desapareció el 27 de enero de 1971, transportaba a cinco personas, incluyendo dos miembros de la tripulación y tres empleados de Cousin’s Properties, una empresa con sede en Atlanta, Georgia.

Utilizando un vehículo operado a distancia (ROV), Kozak y su equipo lograron localizar el avión a una profundidad de 60 metros. Las imágenes de sonar capturadas muestran un fuselaje con el mismo esquema de pintura personalizado del avión desaparecido, lo que ha permitido a los expertos identificarlo con mayor certeza.

Bárbara Nikita, sobrina del piloto George Nikita, expresó una mezcla de alivio y tristeza al conocer el hallazgo: “Haber encontrado esto ahora… es un sentimiento de paz, al mismo tiempo que es un sentimiento muy triste”. Este descubrimiento proporciona un cierre emocional para las familias, que han pasado más de cinco décadas sin saber el destino final de sus seres queridos.

Frank Wilder, cuyo padre era uno de los pasajeros, comentó desde su residencia en las afueras de Filadelfia que “pasar cincuenta y tres años sin saber si el avión estaba en el lago o tal vez en la ladera de una montaña en algún lugar fue angustioso”. Wilder añadió que este hallazgo, aunque reconfortante, abre nuevas preguntas sobre lo sucedido.

A lo largo de los años, se realizaron al menos 17 búsquedas para localizar el avión, incluyendo una en 2014 que se inspiró en los avances tecnológicos tras la desaparición del vuelo de Malaysia Airlines ese mismo año. Sin embargo, fue una reciente anomalía detectada en el fondo del lago la que llevó al equipo de Hans Hug de Sonar Search and Recovery y a un colega de Kozak a descubrir finalmente los restos de la aeronave el mes pasado.

Kozak resaltó que, en mayo de 1971, una búsqueda submarina inicial no tuvo éxito, pero el avance de la tecnología y la persistencia de los investigadores finalmente dieron frutos. Este descubrimiento ofrece a las familias de las víctimas un cierre largamente esperado, aunque el proceso de identificación y recuperación de los restos continúa

Charles Williams, hijo de uno de los fallecidos en el accidente, considera a Kozak un héroe por su compromiso y dedicación en la búsqueda del avión. Williams y otros familiares habían recopilado información a lo largo de los años, y gracias a la colaboración con los investigadores, ahora tienen una comprensión más profunda del evento y su impacto en sus vidas.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB) está llevando a cabo una investigación para verificar si los restos encontrados corresponden efectivamente al avión desaparecido. No obstante, la NTSB no realiza operaciones de salvamento, y según Williams, el costo de estas operaciones podría ser considerable.

Los restos encontrados en el lago Champlain proporcionan un punto tangible para las familias, que ahora pueden rendir homenaje a sus seres queridos y continuar la búsqueda de respuestas. “Es difícil cuando empiezas a pensar en eso”, dijo Williams, refiriéndose a la posible recuperación y el reconocimiento final de los restos encontrados.

Con este hallazgo, las familias de las víctimas están planeando ceremonias conmemorativas, ahora que tienen una ubicación concreta del avión. Bárbara Nikita y su prima Kristina Nikita Coffey han encabezado los esfuerzos recientes de búsqueda y han coordinado la información con otros familiares, consolidando una comprensión más clara del incidente.

El descubrimiento del avión en el lago Champlain cierra un capítulo significativo y doloroso en la historia de estas familias. “Sabemos lo que pasó. Hemos visto un par de fotos. Creo que ahora estamos luchando con eso”, concluyó Bárbara Nikita, reflejando el sentimiento colectivo de alivio y tristeza después de tantos años de incertidumbre y espera.

Construirán un “avión del juicio final” a prueba de bombas atómicas