Descubren en la Patagonia 23 huellas de dinosaurios de 130 millones de años de antigüedad

Descubren en la Patagonia 23 huellas de dinosaurios de 130 millones de años de antigüedad

Descubrieron inusuales huellas fosilizadas en forma de “patinadas”, de dinosaurios saurópodos, que llegaron a ser de los vertebrados terrestres más grandes que hayan existido y dominaron los ecosistemas terrestres.

Descubren en la Patagonia 23 huellas de dinosaurios de 130 millones de años de antigüedad Fotografía cortesía.
  • notibomba | 06-01-2023.9:22 am.

Un equipo de especialistas del CONICET y de la UBA descubrió en la Patagonia 23 huellas que corresponden a pisadas de dinosaurios saurópodos de 130 millones de años de antigüedad.

Especialistas del CONICET y de la UBA encontraron huellas inusuales fosilizadas en forma de “patinadas”, de dinosaurios saurópodos, que llegaron a ser de los vertebrados terrestres más grandes que han existido y dominaron los ecosistemas terrestres durante un lapso mayor a 140 millones de años ( casi toda la Era Mesozoica).

El hallazgo fue publicado en la revista Geological Society of London y ocurrió al noroeste de la provincia de Neuquén, en el Cerro Rayoso, ubicado al este de la Ruta 40 entre las ciudades de Chos Malal y Las Lajas, y próximo al Río Neuquén .

“En este trabajo estudiamos en detalle una superficie con numerosas huellas, algunas en forma de medialuna y otras alargadas que hemos interpretado como patinadas de dinosaurios saurópodos producidos al lado de un canal de marea. En esa época el mar llegaba a territorios que hoy se ubican en la provincia de Neuquén”, explicó Arturo Heredia autor del trabajo.

De esta manera, el equipo de especialistas explicó que los saurópodos pisotearon una superficie resbaladiza cubierta por un tapete microbiano que a su vez habría favorecido la habían de las huellas.

“Estas superficies son resistentes gracias a la cobertura microbiana que permiten soportar muy bien el peso de los animales que de otra manera dejarían huellas más profundas y son las responsables de generar las patinadas. Todas estas evidencias son una ventana que nos permite captar un preciso instante de la vida de esos animales y de su entorno”, dijo Pablo Plazos también autor del trabajo.

Asimismo, el investigador relató que también encontró en la zona registros de polen de coníferas araucariáceas y otras plantas, esporas de helechos, marcas fosilizadas de bivalvos, antepasados ​​de mejillones, almejas y otros organismos marinos.