Un caimán agarró a un bebé de 2 años y lo arrastró hacia el lago de un hotel de Disney cerca a Orlando mientras su padre trataba desesperadamente de rescatarlo.

Horas después del ataque, ocurrido el martes en la noche, el menor seguía desaparecido a pesar de la frenética labor de búsqueda.

El niño estaba “caminando por la orilla del lago en el momento en el que caimán lo atacó”, dijo el alguacil del condado Orange, Jerry Demings.

La familia integrada por los padres, el menor que fue atacado y su hermanita de 4 años, fueron de Nebraska a pasar las vacaciones, según Demings. Habían llegado el domingo.

Todos vieron cuando el caimán atacó a su bebé en el Lago Seven Seas.

“De hecho el papá se metió en el agua para salvar a su hijo de las garras del caimán”, dijo el alguacil. El padre sufrió rasguños menores en su mano, pero no tuvo éxito al intentar salvar a su hijo.

La mamá también se metió en el agua para tratar de encontrar al bebé.

“La triste realidad es que han pasado varias horas y parece que no vamos a recuperar un cuerpo con vida”, dijo Demings, quien añadió que anteriormente no hay registros particulares de incidentes como éste en el área.

“Todos aquí en el Walt Disney Resort estamos devastado por el trágico incidente”, dijo Jacquee Wahler, vicepresidente del centro vacacional.

“Nuestros pensamientos están con la familia. Estamos ayudándoles y haciendo todo lo posible para asistir a las autoridades”.

El alguacil Demings dijo que no hay reportes de que hayan llegado caimanes a la región recientemente. El caimán tiene una medida aproximada de entre 1 y 2 metros, según él, pero no está seguro de su medida exacta.

Los servicios de emergencia de Reedy Creek recibieron la primera llamada a eso de las 9:16 p.m.

El incidente ocurrió en una costa arenosa a las afueras del hotel, cerca del lago Seven Seas.

Testigos dijeron que la familia estaba en la playa y la niña de 4 años de edad estaba jugando a unos 20 o 30 metros del agua, según Demings. El bebé estaba caminando cerca al agua.

En el lago hay avisos de “prohibido nadar” y nadie más a parte del niño estaba en el agua en el momento del ataque, según el alguacil Demings.

El lago no es para uso recreacional “sobre todo por esa razón”, de que hay caimanes.

“Esto es Florida y no es común que haya este tipo de animales en los lagos”, dijo.

Declan Salcido, que vino de San José, Costa Rica, y está de vacaciones allí con sus familiares, llegaba del Animal Kingdom cuando la primera ambulancia llegó justo después de las 9:15 p.m.

Él asegura que hay muchas señales visibles de “no nadar” cerca del lago “desde cualquier punto de vista”.