El periodista David Romero reveló este jueves una denuncia de un posible magnicidio en contra de la exvicepresidenta o exdesignada Lorena Herrera, quien expresó su rechazo a la reelección de Juan Orlando Hernández.

De acuerdo con investigaciones del comunicador, la exfuncionaria se apersonó al Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh) para solicitar protección ante el acorralamiento que estaba siendo objeto.

Herrera, responsabilizó en su declaración a Juan Orlando Hernández Alvarado, su esposa Ana Rosalinda García de Hernández, Ricardo Álvarez, Ebal Díaz, Reinaldo Sánchez y Pedro Pineda “por cualquier acción que ejecuten de muerte, daños a nuestra humanidad, y otra acciones en contra nuestra y nuestros familiares”.

Según el comunicador, dicho documento fue modificado en el Conadeh para beneficiar a los antes mencionados; colocando el nombre de los exguardas espaldas de la exdesignada presidencial.

OEA – OACNUDH

“Esa misma denuncia, la exfuncionaria pública la interpuso ante el secretario general de la OEA, Luis Almagro, para que le brinde protección y le tutele todos los derechos humanos que le han sido vulnerados por este gobierno y que esta denuncia sirva de ejemplo a la comunidad internacional para que no se siga reprimiendo a un pueblo solo por pensar diferente y por no apoyar acciones inconstitucionales”, revela la investigación de David Romero.

La nota presentada ante la OEA indica que Herrera que era objeto de persecución, amenazas, daños y otros.

“He sido objeto de persecución política, amenazas a muerte, daños a la moral e intimidación a mí y mi familia, daños a nuestra economía, no pudiendo ser objetos de crédito ya que se paraliza desde Casa de Gobierno de Honduras cualquier trámite que realicemos para solventar nuestros compromisos económicos”, habría escrito la exfuncionaria en la denuncia.

Pero las supuestas amenazas a muerte no solo fueron de conocimiento del Conadeh y la OE, también fue presentada ante la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH) con sede en New York.

Las instituciones que supuestamente recibieron la solicitud de protección no se han expresado al respecto, a pesar que uno de los involucrados es el actual gobernante de Honduras, tras perpetrar un fraude electoral.

Confidencial
Confidencial
Confidencial
Confidencial
Confidencial
Confidencial