El periodista David Romero decidió la tarde de este lunes no entregarse, luego de anunciar que no continuaría en la clandestinidad tras ser sentenciado a diez años de prisión.

Romero, señaló que esperará que las autoridades analicen la resolución emitida por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), que pide  otorgar medidas cautelares a favor del comunicador.

Romero, detalló que esta noche dormirá en las instalaciones de Radio Globo, hasta donde se apersonó el director de la Policía Nacional, Rommel Martínez, supuestamente para garantizar la protección del periodista.

David Romero compareció a tempranas horas ante los medios de comunicación, exhortando a sus colegas a no agachar la cabeza ante el dictador.

Con el pueblo hondureño fue contundente, al decirle que al único que le tiene miedo Hernández es a una ciudadanía organizada.

“A usted pueblo hondureño: levántese, qué está esperando; recojan la dignidad que está botada en las calles”, apuntó.