La Corte Suprema de Justicia (CSJ) de El Salvador avaló la petición de extradición del expresidente Mauricio Funes desde Nicaragua, para que enfrente un proceso judicial por los supuestos delitos de peculado y lavado de dinero de US$351 millones del erario.

La decisión fue por unanimidad, luego que 15 magistrados apoyaran la petición de extradición del exmandatario salvadoreño y otros miembros de su familia, asilados desde septiembre de 2016 en Nicaragua.

“Los magistrados avalaron por unanimidad pedir a Nicaragua la extradición del exmandatario, acusado por la Fiscalía de haber desviado US$351 millones del Estado. La solicitud abarca a su pareja, Ada Mitchell Guzmán, y a sus dos hijos”, señalan medios locales.

Funes, criticó la decisión y aseguró que su permanencia en Nicaragua es una decisión del gobierno de Daniel Ortega.

“La resolución de la Corte Suprema de Justicia sobre mi extradición, aunque irrelevante porque quien decide es el Gobierno de Nicaragua, viola mi derecho a la defensa. ¿Cómo pueden tomar una decisión sin tener presentes mis argumentos y las razones por las que considero que soy objeto de una persecución?”, escribió en su cuenta de Twitter.