El Observatorio Consular y Migratorio de Honduras (Conmigoh) confirmó un incremento del 45.9 por ciento en las deportaciones de hondureños desde los Estados Unidos (EEUU) y México.

Una de las razones del aumento de connacionales retornados son las masivas caravanas que se han registrado desde octubre del 2018.

Informe del Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos (EEUU) revela que en los últimos siete meses fueron detenidos 133,258 hondureños que buscaban el sueño americano.

Al peligroso camino o ruta migratoria se ha sumado la amenaza de cocodrilos en el río Bravo, justo donde se daba el mayor flujo de migrantes.

Los hondureños aseguran que huyen de la pobreza e inseguridad que se vive en el país, por el modelo neoliberal implementado por el régimen.