Coronavirus asfixia el suministro más vital en África: La comida

Coronavirus asfixia el suministro más vital en África: La comida

Cerca de 250 millones de africanos no tenían comida suficiente antes del brote del virus.

En esta imagen de archivo, tomada el 24 de marzo de 2020, un hombre vende repollos en una carretera luego de que el gobierno ordenó el cierre de un importante mercado al aire libre, en la barriada de Mathare, en Nairobi, Kenia. (AP Foto/Brian Inganga, archivo)
Avatar
  • notibomba | 15-04-2020.9:30 am.

En una redada antes del amanecer en un Zimbabue hambriento, la policía encargada de hacer cumplir una cuarentena por coronavirus confiscó y destruyó tres toneladas de frutas y verduras frescas prendiéndoles fuego. Blandiendo sus porras, dispersaron a un grupo de agricultores que había viajado de noche, violando las restricciones de movimiento, para llevar el preciado producto a uno de los mercados más concurridos del país.

La comida se quemaba mientras los agricultores regresaban a sus casas con las manos vacías, una escena increíble en un país y un continente donde la comida es muy escasa.

Fue un ejemplo extremo de cómo las cuarentenas para ralentizar la propagación del coronavirus podrían estar asfixiando el ya vulnerable suministro de alimentos en África.

Las cuarentenas decretadas en al menos 33 de las 54 naciones africanas han impedido que los agricultores lleven sus productos a los mercados y han amenazado el reparto de ayuda alimentaria en poblaciones rurales. Muchos mercados informales donde millones de personas compran su alimento están cerrados.

Casi una de cada cinco personas en África, cerca de 250 millones, no tenían comida suficiente antes del brote del virus, según la Organización para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas (FAO, por sus siglas en inglés). Una cuarta parte de la población del África subsahariana está desnutrida.

“Esto es el doble que cualquier otra región”, explicó Sean Granville-Ross, director para África de la ONG Mercy Corps. “Con las cuarentenas, cierres de fronteras y la capacidad para acceder a la comida restringida, el impacto del COVID-19 en África podría ser como nada que hayamos visto antes”, agregó en referencia a la enfermedad provocada por el coronavirus.

Las restricciones, que no incluyen provisiones para ayudar a los pobres, “podría afectarnos mucho mucho”, dijo Lola Castro, directora regional del Programa Mundial de Alimentos de la ONU (PMA) para el sur de África.

Kibera, un barrio marginal en la capital de Kenia, Nairobi, está alcanzando su límite. La semana pasada, miles de personas desesperadas buscaron ayuda alimentaria en un punto de distribución, causado una estampida.

El Programa Mundial de Alimentos ya atendía a millones de personas en el continente, en su mayoría en zonas rurales, debido a una infinidad de desastres: inundaciones, sequías, conflictos armados, gobiernos fallidos e incluso plagas de langostas. La pandemia ha supuesto una nueva capa de dificultades.