Como una de las promesas del presidente Trump, las autoridades estadounidenses anunciaron la construcción de un muro de mas de 5 metros de altura y un largo de 6,5 kilómetros para así evitar el paso de inmigrantes hacia Estados Unidos a través de la frontera mexicana con El Paso, Texas.

 

Durante su controversial campaña Donald Trump prometió la construcción de un muro a través de toda la línea fronteriza entre México y Estados Unidos, para detener la entrada de miles de indocumentados provenientes de Mexico y otros países latinoamericanos debido a la falta de oportunidades. Dicha iniciativa se encuentra frenada en el Congreso.

 

“La valla existente será retirada y un muro de 5,5 metros con postes de acero será levantado en su lugar”, especificó el texto, difundido el viernes por el “Customs and Border Protection”; el servicio de aduanas y protección fronteriza.

 

Aaron Hull, responsable de la policía de fronteras en la Zona de El Paso declaró “Este nuevo muro será mucho más resistente y eficaz para disuadir la entrada de probables (inmigrantes) clandestinos”.