En vísperas de la celebración del Día de la Madre, el Congreso Nacional aprobó anoche por unanimidad las reformas a la Ley de Maternidad y Paternidad Responsable con un alto enfoque de género y que garantiza los derechos fundamentales de los niños de tener acceso a la alimentación, a la educación y a la salud.

La reforma establece los mecanismos y el procedimiento para garantizar que todo niño sea reconocido legalmente por parte de sus padres y para determinar cuando sea necesario la maternidad o paternidad con certeza jurídica responsable.

En la normativa se señala que todo obligado al pago de cuota alimentaria cuya obligación conste en sentencia firme u otro instrumento homologado, que incumpliera con el pago de tres veces continuadas o cinco alternadas una vez intimado y si no hubiere podido demostrar su cumplimiento deberá ser inscrito inmediatamente, por orden judicial y a solicitud de parte mediante oficio, al Registro de Deudores Alimentarios Morosos.

El Registro de Deudores Alimentarios, tiene como objetivo garantizar y coordinar la intervención oficiosa para el cumplimiento de la obligación alimentaria a favor de las y los menores de edad.

El Registro de Deudores Alimentarios Morosos está a cargo de un custodio en el Juzgado de Letras de Familia del Poder Judicial, es este poder del Estado el responsable de dar sostenibilidad al mismo.

A la aprobación de este decreto, asistieron representantes de organizaciones feministas, de la Dirección de la Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf), Instituto Nacional de la Mujer (Inam) y de ONU Mujeres, la entidad de Naciones Unidas para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

La Ley de Maternidad y Paternidad Responsable establecida en el decreto 92-2013, define esta como el cumplimiento de todas las obligaciones que nacen de la patria potestad en el contexto de la gama de derechos y deberes que surgen del vínculo jurídico del parentesco entre padres e hijos.

En ese sentido, con la reforma se establece la denegación de una licencia de conducir, la renovación de un pasaporte y hasta de la aprobación de una tarjeta de crédito, para los padres que incumplan con su obligación para con sus hijos.

Las instituciones y organismos públicos oficiales, no darán curso a los siguientes trámites o solicitudes sin el certificado correspondiente del Registro con el “libre deuda registrado”: solicitudes de apertura de cuentas corrientes y de otorgamiento o renovación de tarjetas de crédito, como también cualquier otro tipo de operaciones bancarias o bursátiles que la respectiva reglamentación determine.

Además, habilitaciones para la apertura de comercios y/o industrias; solicitud de pasaporte, y la solicitud de la licencia de conductor o su renovación.

El decreto que fue introducido a la Cámara Legislativa por la diputada nacionalista por El Paraíso, Sara Medina y dictaminado por la comisión ordinaria de equidad de género, está orientado a derogar los artículos 5 y 12 y reformar los artículos 2, 4, 14 y 23 del decreto 92-2013 que contiene la Ley Especial para una Maternidad y Paternidad Responsable.