La Confraternidad Evangélica de Honduras emitió un comunicado en el cual deja claro su respaldo al trabajo policial y militar “para hacer el uso de la fuerza necesario que conduzca al orden y la tranquilidad.

El documento se giró el viernes tras los fuertes cuestionamientos de la comunidad internacional en contra del régimen por ordenar el desplazamiento militar para controlar las protestas.

Honduras, vive una crisis por la inconformidad de las políticas neoliberales implementadas por Juan Orlando Hernández.

En una semana de protestas se registraron cinco muertes por el uso de arma de fuego contra manifestantes.

COMUNICADO:

El pronunciamiento ante la sociedad hondureña en general, y ante la Iglesia Evangélica en particular:

1.- Desde todo punto de vista social, jurídico, de derechos y por el bienestar general, el orden público debe prevalecer bajo normas de convivencia ciudadana en las cuales se dé lugar a la libertad de expresión, de reclamo de derechos y de protesta. Jamás la especulación, la obstrucción, el vandalismo, el terror y ninguna acción violenta justifican una escalada de caos con la cual demandar la mejora de condiciones sociales que todos anhelamos.

 

2.- Las fuerzas del orden tienen mandato y razón de ser para garantizar el debido control, resguardo, y defensa de la integridad de todos los ciudadanos, por lo cual respaldamos su valiente movilización para hacer el uso de la fuerza necesaria que conduzca al orden y la tranquilidad. Conforme análisis internacionales y opiniones nacionales, las Fuerzas Armadas de Honduras por una veintena de años se han posicionado, junto con la Iglesia, como los entes de mayor credibilidad y confianza en el país. Por su lado, también reconocemos el mérito, el éxito, y el beneficio nacional del proceso de reforma policial, por lo cual nos pronunciamos a favor de que se mantengan y sostengan todos los logros que le están dando a Honduras una nueva Policía Nacional.

 

3.- Nos pronunciamos respaldando toda iniciativa de diálogo, con nuestro propio testimonio de muchos años anunciando y actuando, denunciando y proponiendo, defendiendo y participando hacia el crecimiento y desarrollo integral de nuestro país, buscando ser parte activa (pues Jesucristo afirmó que somos la sal de la tierra y la luz del mundo) y no reactiva para darle a Honduras justicia, bienestar y paz. Nos pronunciamos en favor de reformas electorales, reformas en el sector salud, reformas en el sector educación, y todo dentro del marco de seguridad nacional garantizada, pues esto en su conjunto permitirá la producción nacional y la inversión extranjera que aporta para una Honduras próspera y con bienestar.

 

Mateo 5:14 NTV “Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse. Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa”.