Tegucigalpa vista por Jorge Amaya

Jorge Alberto Amaya, nació en Tegucigalpa en 1970. Al preguntarle de dónde es, no dice ser capitalino, él es de la Kennedy, comenta entre risas. Estudió en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, donde se recibió de licenciado en Historia. Su trayectoria académica apenas empezaba. Fue becado en la Universidad Complutense de Madrid, donde cursó una maestría y un doctorado, ambos orientados a las ciencias sociales.  

Además de dedicarse a la investigación y ser reconocido por sus distintas publicaciones, Amaya se ha dedicado a la docencia, ha impartido clases en las principales universidades del país; Universidad Pedagógica Francisco Morazán, Universidad Tecnológica Centroamericana (UNITEC), UNAH y la Escuela Agrícola Panamericana.

En el marco del 440 aniversario de la capital, el doctor Amaya nos brindó una entrevista en la que destacan varios datos curiosos y despeja dudas acerca del Distrito Central.

Siempre se ha creído que Tegucigalpa significa cerro de plata, pero Amaya nos comenta que el origen del nombre sigue siendo un gran y complejo enigma. El insigne historiador Rafael Heliodoro Valle, en la década de 1930, concluyó que la palabra Tegucigalpa es una combinación de lenguas lencas, pero, sobre todo, predomina el Nahuátl. El historiador Mario Felipe Martínez Castillo dijo que la traducción de Tegucigalpa surge de esa combinación posible de la lingüística náhuatl y lenca. Tegucigalpa podía significar lugar o cerro de los venerables ancianos.

NB: ¿Por qué se tomó la decisión de trasladar la capital de la República?

JA: Comayagua empezó a decaer en 1827 tras la invasión de Justo Milla, incendiaron la ciudad. En la década de 1850 siguió perdiendo su esplendor, debido a la epidemia del cólera y un terremoto. Para la Reforma Liberal en 1876, se reorganizó el Estado y la ciudad necesitaba un nuevo lugar para ampliarse

Agrega que, en su cercanía, se instala la principal empresa que promueve el desarrollo del capitalismo en el país: la Rosario Mining Company.

El presidente Marco Aurelio Soto originalmente era accionista de dicha empresa entonces estaba interesado en que la empresa funcionara bien y tuviera ganancias, traslada la capital; eso implicaba estar cerca de sus inversiones. Fue así como Tegucigalpa empieza su esplendor

Aunque pocos sepan, Tegucigalpa fue de suma importancia en el proceso independentista de Honduras. Amaya resalta que antes vivía el círculo de los liberales e independentistas de Honduras, incluso de Centroamérica. En Tegucigalpa vivía el General Francisco Morazán, Dionisio de Herrera y José Trinidad Cabañas.

NB: ¿Por qué se pierde el interés por conservar Comayagüela?

JA: A pesar de que la capital es el Distrito Central, la mayor parte de las veces solo se menciona a Tegucigalpa, dejando de lado Comayagüela. La mayoría de las familias de prosapia colonial que se creían nobles, residían en Tegucigalpa, en el margen derecho del río. En Comayagüela, del margen izquierdo del río, residían criollos de segunda, indígenas, obreros, sirvientas, tortilleras y albañiles que trabajaban para las familias más notables de Tegucigalpa.

Amaya relata que poco a poco Comayagüela comenzó sistemáticamente a ser abandonada, invisibilizada como sucede hasta la actualidad.

JA: La mayoría de los puentes que hace Asfura se hacen en Tegucigalpa, la mayoría de la obra gris de la inversión que hace este alcalde, sino todos del siglo XX, se hacen en Tegucigalpa.

NB: ¿En qué momento el Partido Nacional logra controlar la capital y cómo se agencian para gobernarla por 7 períodos?,

JA: Tegucigalpa era una de las ciudades o villas españolas más escandalosas, heterodoxas y más liberales, por lo que los líderes independentistas residían aquí. En el siglo XX, Tegucigalpa se hizo cachureca totalmente, debido a dos procesos: cuando se pierde la autonomía y se constituye el Distrito Central, dejamos de elegir alcaldes. No lo nombra el pueblo, sino, el jefe de Estado Carías Andino y después los gobiernos dictatoriales. Y como los gobiernos militares eran abiertamente cachurecos, nombraban alcaldes cachurecos.

Esto quedó en la mentalidad colectiva, de modo que cuando Honduras llegó a la democracia, solamente hubo un alcalde liberal, el famoso Pelón Acosta, quien fue detenido por actos de corrupción. Desde ahí, todos los alcaldes desde 1982 hasta 2018 han sido cachurecos.

NB: ¿Qué puede destacar de estas gestiones nacionalistas?

JA: Hay cosas negativas y positivas en la ciudad. Se ha modernizado y se asemeja a algunas ciudades latinoamericanas. Ahora encontramos mallsy edificios de rascacielos, especialmente espectaculares como en cualquier urbe moderna como Bogotá, Caracas, Santiago de Chile y Buenos Aires. El toque moderno también se le puede atribuir a la gran cantidad de puentes a desnivel. Pero debido a la gran inversión en obra gris, no se ha hecho lo suficiente en la parte social de distintos barrios y comunidades que necesitan apoyo, porque uno ve lugares que parece Miami, pero atrás uno mira la mayor marginalidad y desigualdad de América Latina.

Tegucigalpa va a crecer desordenadamente y va a seguir con las mismas desigualdades porque la gente no solo requiere de parques, también necesita escuelas, centros de estudio y centros de salud. Muchos lugares de la capital se ven bonitos, pero eso solo son retoques. A falta de una verdadera planificación urbana la ciudad creció desordenadamente constituyendo la capital más vulnerable de toda América Latina

NB: ¿Cuáles son los principales problemas de la ciudad capital?

JA: La pobreza y el tema de acceso al agua. Más del cuarenta por ciento de la población, es decir, casi medio millón de habitantes de la capital no tienen agua potable directo a su casa, si no que la tienen que comprar en pipas de agua. Imagínese en el siglo XXI que la gente no tenga acceso de agua directa. La principal necesidad es la construcción de una nueva represa, pero lo que han estado haciendo los gobiernos locales son puentes por miles y millones de lempiras, acaba de hacer un puente por la Kennedy que costó millones de lempiras, ciento noventa y cinco millones de lempiras.

La capital cumple 440 años y junto a Jorge Amaya seleccionamos los destinos locales más importantes para visitar.