El nuevo Código Penal de Honduras contempla de tres a seis años de prisión para los ciudadanos que impidan una sesión en el Congreso Nacional, incluyendo los diputados.

La figura legal lleva por nombre perturbación de funcionamiento de las instituciones, la cual consiste en que personas invadan con violencia, intimidación y a la fuerza el hemiciclo.

El delito es castigado con penas de tres a seis años de prisión y con una inhabilitación, si se trata de un funcionario, de seis a diez años.

“Quienes con violencia, intimidación, fuerza, simulando autoridad o invocando falso orden, tratan de impedir el ejercicio de las funciones del Congreso Nacional”, será castigado por dos o cinco años e inhabilitado por doble tiempo de la condena.

Además, añade castigo a los que impidan a los diputados llegar a las sesiones con dos o cuatro años de prisión y su respectiva inhabilitación si se trata de un funcionario.

Con el nuevo Código Penal acciones de protesta como las que realizan los diputados de Libre serán penalizadas.

Un tema que incluye el estamento, que entrará en vigor en noviembre, es el de las redes sociales; penalizando delitos como calumnia y difamación indirecta.