Científicos chilenos hallan “fuerte” anticuerpo contra el Covid-19 en las alpacas

Científicos chilenos hallan “fuerte” anticuerpo contra el Covid-19 en las alpacas

El hallazgo se trata del "anticuerpo de alpaca más fuerte del mundo" contra el Covid-19

Daniel Umanzor
  • Daniel Umanzor | 12-06-2020.7:19 pm.

Un grupo de investigadores chilenos anunció este viernes el hallazgo del “anticuerpo de alpaca más fuerte del mundo” contra el COVID-19, con el que podría crearse un inhalador vía nasal que neutralice el nuevo coronavirus, Covid-19 en el cuerpo humano.

“Con esto evitaríamos que el virus se replique de forma eficiente y lograr que el sistema inmune del individuo responda. El anticuerpo haría frente al virus no eliminándolo por completo, pudiendo las personas tratadas crear más anticuerpos que a la larga ayuden en su inmunidad”, explicó a EFE Alejandro Rojas, líder del ensayo y jefe de Laboratorio de Biotecnología Médica de la Universidad Austral de Chile (UACh).

El equipo de científicos espera tener resultados convincentes en unos seis meses. Sin embargo, Rojas pidió algún tipo de financiamiento para sufragar los cerca de 2 millones de dólares que cuesta el ensayo, y enfatizó que se trata de “un tema de importancia global y nacional”.

“La naturaleza nos ha dado un regalo que es que los anticuerpos de las alpacas y los camélidos son más simples que los anticuerpos de otros mamíferos. Esto hace que nosotros podamos extraer la información genética con una gota de sangre muy pequeña del animal, para posteriormente aislar ese gen y producirlo de forma infinita en biorreactores”, dijo Rojas.

El investigador explicó que los que se ha propuesto el equipo de investigadores con los anticuerpos de la alpaca, que fueron bautizados como “Buda”, es “generar una herramienta que puede ser utilizada como inhalador vía nasal y como consecuencia que recubra el pulmón por dentro con una molécula que es capaz de neutralizar el virus del Covid-19”.

De acuerdo con el científico chileno lo que sigue ahora es “generar la humanización de los anticuerpos para que el sistema inmune del ser humano no lo reconozca como algo externo, sino que sea visible, para luego llevarlo a la clínica, dado que, si ya tenemos certeza de que el virus humanizado logra neutralizar el virus, lo siguiente es hacer un fármaco y aplicarlo, produciéndolo como inyectable. Luego, si la autoridad sanitaria lo solicita, hacemos una prueba se seguridad en ratones, evaluando que las condiciones y concentraciones aplicadas no generen daño al animal, y a partir de este punto generar pruebas clínicas compasivas, que es cuando los pacientes están muy graves y se entiende que no hay nada que se pueda hacer. Ahí uno no puede optar por tecnologías que no están 100% probadas para su funcionamiento, pero si para su seguridad”.