Constantes en su lucha contra el fraude electoral, altos costos de la vida y ahora en apoyo a la Plataforma, Choluteca es uno de los departamentos que ha sufrido una férrea represión del régimen orlandista.

Desde noviembre del 2017, la zona sur de Honduras no ha desistido en su intento de derrocar a Juan Orlando Hernández.

Plantones, movilizaciones y tomas de carreteras son algunas de las estrategias de lucha que implementan los protestantes y la repuesta de la dictadura es represión a bala viva.

Uno de las víctimas mortales, producto de la brutal respuesta del gobierno, fue identificada como Wilmer Moncada, quien recibió un disparo en la cabeza durante una manifestación.

Familiares denunciaron que no era la primera vez  que uniformados disparaban a bala viva y que se reportan otras víctimas.

Hace unos días, el régimen desplazó vehículos de guerra hacia la zona para intimidar a los manifestantes.

 Esta mañana policías lanzaron bombas lacrimógenas a una gasolinera luego que manifestantes se resguardaran en el lugar.