El Gobierno de China asumió la presidencia pro tempore del Consejo de Seguridad de la ONU el día de ayer jueves.

Afianzar la paz en el mundo, resolver conflictos regionales, fijar las bases del multilateralismo y mantener la seguridad global son algunos de sus objetivos. La intención de este papel rotativo es fortalecer el papel de las Naciones Unidas en el mundo.

“Como presidente rotativo del Consejo de Seguridad de la ONU, también mejoraremos nuestra interacción con los no miembros del Consejo, en particular los que figuran en el programa con el fin de cumplir las responsabilidades de una manera más abierta y transparente”, manifestó  Wang Yi, ministro de Relaciones Exteriores de China.

Agregó que se establecerá la aplicación formal de los principios de la Carta de la ONU, para afianzar los valores de unidad y cooperación, enmarcados en la resolución de conflictos regionales. También informó que en noviembre se tocarán temas relacionados con África, Medio Oriente, Bosnia, Herzegovina y Sahel.