Chile: Piñera cancela cumbres APEC y del Clima por protestas

SANTIAGO DE CHILE (AP) — El presidente chileno Sebastián Piñera anunció el miércoles que debido a las protestas que han sacudido al país en demanda de mejoras sociales decidió cancelar las cumbres del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico y mundial del clima, que se iban a celebrar en noviembre y diciembre.

“Esta ha sido una decisión muy difícil que nos causa mucho dolor”, dijo Piñera en un mensaje en vivo desde el palacio de La Moneda, hasta donde horas después llegaron miles de manifestantes para continuar sus protestas contra el gobierno.

La decisión es un golpe a la imagen que el presidente intentaba mostrar de Chile como un oasis de estabilidad regional y desarrollo económico, y aunque algunos creen que podría afectar la reputación del mandatario, diversos actores políticos consideraron que no había otra alternativa.

“Un presidente siempre tiene que poner por delante las necesidades de sus compatriotas”, añadió Piñera.
La cumbre del Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) iba a tener lugar el 16 y 17 de noviembre, mientras que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25) se realizaría entre el 2 y 13 de diciembre.

Por la tarde, el ministro de Relaciones Exteriores, Teodoro Ribera Neumann, dijo al respecto que “la actual contingencia que existe en Chile nos hace cambiar nuestra agenda, el presidente ha tomado un difícil decisión”.

“Lo que se cancela es la cumbre de líderes y de empresarios (…) pero el resto del trabajo no se ha perdido”, agregó.

Desde hace casi dos semanas, miles de manifestantes han salido a las calles en reclamo de mejoras sociales a pesar de la promesa del gobierno de entablar un diálogo, un cambio de gabinete dispuesto por Piñera y la marcha atrás de algunas medidas que desataron las movilizaciones.

El mismo miércoles miles de chilenos se apostaron frente al palacio de gobierno pacíficamente. La gente ondeaba banderas, hacía sonar cacerolas y levantaba pancartas con varias demandas, desde salarios justos hasta un nuevo sistema de pensiones.

Las protestas comenzaron en rechazo al aumento del precio del metro, siguieron con ataques a farmacias, supermercados y al propio subterráneo –que quedó con menos de la mitad de sus estaciones habilitadas– hasta llegar a las manifestaciones que se viven a diario a lo largo del país.

Los manifestantes demandan mejores pensiones, salud y educación y rebajas en los servicios públicos, medicamentos, viviendas sociales e impuestos al patrimonio.