Catar reconoce que sustituir el gas ruso en Europa es casi imposible

Catar reconoce que sustituir el gas ruso en Europa es casi imposible

El ministro de energía de Catar dijo que sustituir el suministro de gas ruso en Europa rápidamente es casi imposible. Esto obligaría algunas naciones a comprar en rublos.

Catar reconoce que sustituir el gas ruso en Europa es casi imposible Fotografía ilustrativa, cortesía y vía Getty Images.
  • Jacqueline Alvarenga | 28-03-2022.5:09 pm.

El gobierno de Catar reconoció este lunes que sustituir el gas ruso en Europa es casi imposible y confirmó que el gobierno de Vladimir Putin suministra más del 40% de los hidrocarburoos.

Según el ministro de Energía del país, Saad Sherida al Kaabi, buscar una segunda opción en unos meses o unas semanas no es factibel.

El funcionario catarí reveló a CNN que buscar sustituir el gas ruso no es una labor fácil, porque se está hablando de un 40% de la necesidad de gas de las naciones de la Unión Europa.

El tema de los hidrocarburos rusos entró en la agenda global luego que Estados Unidos anunciara sanciones a los productos en un intento de terminar con la operación militar en territorio ucraniano.

Europa ha planteado la posibilidad de no comprar a rusa gas ni petróleo, pero es prácticamente imposible sustituir el 50% del gas ruso que se usa en la región.

Uno de los planes de la Unión Europea y el gobierno de Joe Biden es disminuir la dependencia del hidrocarburo. La intención es que EEUU aumente su suministro y provea un 68% del gas que necesita Europa.

Según Catar, hasta el momento no han encontrado un mercado que les dé la misma cantidad de gas que les provee Rusia.

“Con quien la Unión Europea está negociando para aumentar suministros, no puede satisfacer la demanda de los consumidores europeos, pero sí podría hacerlo en el futuro”, detalló el ministro catarí.

En ese sentido, indicó que Europa “ha sido y sigue siendo un mercado importante”.

La declaración del Ministerio de Energía de Catar se dan a unos días de que Rusia determinara que algunas naciones hostiles deberán pagar el gas ruso en la moneda local, el rublo.