Las vías secundarias en mal estado ponen en riesgo la economía de Catacamas, ya que dificulta el transporte de productos lácteos, granos básicos, cacao, café y ganado hacia los mercados nacionales.

Alrededor de 700 kilómetros de carreteras secundarias se han visto afectadas con grietas, baches y puentes parcialmente colapsados, esto se debe a la falta de mantenimiento por parte de instituciones estatales. El alcalde Lincoln Figueroa aseguró que el municipio debe recibir mejor atención y justicia.

Desde la Universidad Nacional de Agricultura (UNA) hasta el puente de Poncaya se registran 109 kilómetros de calles en mal estado, 14o kilómetros en La Esperanza, 92 en Río Blanco, 67 en Delicias de Cuyamel, 35 en San Pedro de Catacamas y desde Bacadillas a quebrada El Salto 35 kilómetros.

“Quizás estén jugando con la voluntad del pueblo de Catacamas, sus demandas no son aprobadas y desde hace tres años se ausentaron”, manifestó Figueroa. Agregó que se han enviado varias solicitudes a Insep e Idecoas, pero han perdido la documentación presentada.

Roberto Pineda, titular del Insep, afirmó que enviarán un equipo de ingenieros a cuantificar daños y a realizar estudios en los puentes de la zona. Agregó que esperan que el próximo año se puedan realizar los proyectos con los fondos asignados y resolver los problemas a los que se enfrenta la población.