Tras conocerse el fallo en contra de Kevin Solórzano, la indignación se ha apoderado de los hondureños.

Mensajes como: Justicia podrida, no hay justicia, los jueces están coludidos para defender intereses grandes, impunidad, solo denotan la falta de confianza que tienen los hondureños en el sistema judicial.

Todo indica que el fallo contra Kevin no tiene a la población satisfecha, y un buen porcentaje ha reaccionado criticando la acción del poder judicial.

Preguntas como: “¿Porqué no se tomó en cuenta la prueba científica? ¿Dónde están los otros asesinos si Kevin no disparó?

Otros expertos jurídicos son del análisis que esas figuras de asesinato y tentativa de asesinato, no cabía en esta sentencia. Homicidio, es el hecho concreto.

Reconocidos periodistas han hecho sus valoraciones acerca del caso, las cuales dejan más dudas que respuestas sobre el fallo:captura-de-pantalla-2017-02-09-a-las-12-11-33-am

Todas estas interrogantes dejan con un mal sabor a miles de hondureños que, solo con el hecho de ver el retrato hablado con el que capturaron a Kevin, les entró la duda y todo el caso agarró connotación después de ese insólito hecho.

La CICIH es una necesidad en Honduras, para combatir tanta impunidad y corrupción que golpea a diario a nuestro país.

Hasta el día de hoy, solo la Alianza de Oposición se ha comprometido públicamente a traer la CICIH el 27 de enero del 2022, cuando tomen posesión, una vez ganadas las elecciones.