El cierre de tres negocios emblemáticos de la capital es el preámbulo de la clausura de otros comercios por elevados tributos y extorsiones de los que son víctima.