rosental2

A continuación la carta de Don Jaime Rosenthal Oliva al Ministro gobierno Jorge Ramón Hernández Alcerro

Estimado Señor Ministro:

Lo vi en el programa Frente a Frente, es correcto tratar de transmitir confianza al pueblo hondureño. Usted ha estado en el sector privado y sabe los problemas existentes en el país, especialmente cuando se refiere a financiamiento a largo plazo a intereses aceptables y en cantidades importantes, recordemos que en Honduras no hay mercado de capital.

Muy pocas empresas hondureñas han superado este problema, el grupo Continental tenia acceso a líneas de crédito en Guatemala, Panamá y Colombia por montos que no se podían obtener en Honduras. Nos costo muchos años hacer la reputación y la capacidad de pago para obtener estas líneas de crédito. Los bancos que nos dieron estos créditos nos revisaron cuidadosamente y la información que obtuvieron de nosotros fue buena y por esta razón pudimos obtener los prestamos.

Son muy pocas las empresas hondureñas que han podido resolver este problema y ojala este equivocado pero creo que las instituciones de crédito extranjeras suspenderán todas las líneas en Honduras hasta lograr mas información.

Grupo Continental le debe a varios bancos de Guatemala, Panamá y Colombia y al no pagar, nosotros como bien dijo en el ejemplo, es como tener lepra, ya que limitaran el crédito a otras empresas hondureñas. En los Estados Unidos cuando hay un problema financiero con el Bank de América, la AIG y otras instituciones de gran importancia, el gobierno ayuda a superar el problema y luego les cobra. La importancia para Honduras de Grupo Continental es mas grande que la de AIG en los Estados Unidos aun cuando Grupo Continental en los Estados Unidos es insignificante.

En la comparecencia en Frente a Frente recalcaron que las empresas listadas por la OFAC son las que tienen limitaciones de congelamiento hasta no completar los juicios. Pero en Honduras han extendido la lista y nos han incluido varias empresas que no están en el listado de la OFAC. En lo que se refiere a lo que dijieron sobre la cantidad de empleados, le ruego notar que no todos los empleados del Grupo son parte del Seguro Social hay muchos en comunidades donde no hay Seguro Social, en negocios agropecuarios y otros.

Usted con su experiencia sabe que no es posible que Grupo Continental haya arriesgado 80 años de trabajo, ahorro y buen nombre para hacer una pequeña ganancia adicional en el lavado de activos, nuestro patrimonio no es reciente, nuestra actividad económica viene de muchos años. El banco esta terminado por las circunstancias que explicaron pero los activos del banco no son únicamente los depósitos pues cuando empezamos, el banco teníamos 5 empleados y ahora tenemos mas de 1,000. Tomo mas de 40 años tomar esta gente que esta sin trabajo, y un activo importante de las empresas es su personal y usted lo sabe muy bien.

Es posible aun cuando esta por verificarse que hayamos cometido algunos errores, usted sabe bien que en Honduras es bien difícil poder establecer la fuente y el origen de los recursos de los que le venden servicios, le venden ganado le solicitan prestamos o otras actividades, nosotros tratamos de ser muy cuidadosos y revisamos todas las listas de información disponibles. En el año 2012 le solicitamos ayuda a la embajada de los Estados Unidos pues para un Grupo empresarial es imposible identificar quienes están siendo investigados. Le adjunto la carta enviada y la contestación recibida de parte de la ex embajadora Lisa Kubiske.

Coincido con usted que tenemos que resolver el problema de la OFAC y no será fácil y el plazo no será corto pero hemos contratado abogados y estamos enviando y preparando información para demostrar nuestra buena fe y la no participación con conocimiento en actividades ilegales.

Creo que el gobierno de Honduras no estaría incurriendo en problemas si limita la prohibición de realizar operaciones a las empresas listadas por la OFAC, y permite que otras empresas del Grupo de las cuales no tenemos el 50% o no están listadas pueden abrir cuentas en los bancos vender y operar para el beneficio del país. Los empleados, necesitan vender, cobrar y hacer pagos a empleados y proveedores.

El día de hoy mencionaron que en Editorial Honduras, Diario Tiempo no hay suficiente dinero en el banco para pagar los salarios, lo que es correcto, los salarios se pagan por los cobros de publicidad y otros ingresos. La política de Grupo Continental ha sido fundar empresas que necesitan al principio de subsidios y apoyo de otras empresas del grupo hasta que logran un porcentaje del mercado que les permita tener utilidades. En este momento dejamos de ayudar a la empresa y la misma por su parte empieza ayudar a otras empresas nuevas que estamos fundando.

Este es el caso de Alimentos Continental, la empresa no es rentable en este momento, pero cada mes pierde menos y otras empresas similares que producen en Guatemala y México son muy rentables, en Honduras también la fabrica de embutidos Cargill es rentable y nosotros siempre estuvimos seguros que Alimentos Continental seria una compañía rentable y contribuiría al crecimiento del Grupo y desarrollar empleo y bienestar en Honduras.

Editorial Honduras dueña de Diario Tiempo es una compañía que se subsidiaba por todos los anuncios del grupo, recibió un embarque de papel pagado que esta en la aduana y la compañía naviera que es de origen norte americano “Chiquita Logistic Service” no entrega el papel, el proveedor es “Resolute Inc.”

Editorial Honduras no esta en lista de la OFAC, necesitamos tiempo para aclarar la procedencia de nuestro dinero a la OFAC, tenemos estados financieros auditados de todas las compañías y estamos seguro que no hemos hecho operaciones ilegales sobre lavado, el problema es que en la forma que esta actuando el gobierno de Honduras aun cuando logremos aclarar nuestro patrimonio ya será tarde pues todas las compañías del Grupo e igual que el banco estarán cerradas y lo que necesitamos es tiempo prudencial para aclarar en los Estados Unidos cualquier duda que existe, pues ello será de mucho beneficio para el país a largo plazo.

 

Saludos, Jaime Rosenthal Oliva