De acuerdo a información brindada por el Wall Street Journal, el vice primer ministro Liu He no viajará a Washington la próxima semana, ya que las próximas conversaciones comerciales han sido canceladas.

A inicio de semana, China sumó a productos estadounidenses aranceles de $60,000 millones. Esto ocurre después de que Washington determinara gravámenes a los productos importados desde el país asiático, por el valor de $200,000 millones.

Los mercados se encuentran preocupados por la creciente disputa entre estas dos potencias mundiales.

Estados Unidos está evaluando la respuesta del gigante asiático a los últimos aranceles impuestos por el gobierno de Donald Trump, a pesar de no tener una fecha definida para los nuevos gravámenes.

La última ronda de aranceles se suma a una tarifa del 25 por ciento ya impuesta sobre cerca de 50 mil millones de dólares en bienes chinos, lo que desencadenó represalias de Beijing por la misma cantidad de importaciones estadounidenses.