Canadienses derriban estatuas de reinas británicas tras el espeluznante hallazgo de restos de niños indígenas

Canadienses derriban estatuas de reinas británicas tras el espeluznante hallazgo de restos de niños indígenas

El Día de Canadá se convirtió en una masiva protesta en contra de la corona británica por las muertes de niños indígenas y por los espeluznantes experimentos desnutrición que hacían con los menores.

Canadienses derriban estatuas de reinas británicas tras el espeluznante hallazgo de restos de niños indígenas Fotografía cortesía, vía redes sociales.
  • Jacqueline Alvarenga | 02-07-2021.11:45 am.

Un grupo de canadienses indignados derribó las estatuas de dos reinas británicas para expresar su repudio ante el hallazgo de los restos de niños indígenas en tumbas clandestinas.

La protesta se desarrolló durante la celebración del Día de Canadá, fecha que los ciudadanos utilizaron para exigir respuesta ante los atroces crímenes en contra de las minorías.

Activistas, comunidades indígenas y ciudadanos se apostaron en distintas regiones para pedir se cancela el festejo por los genocidios realizados.

Las estatuas de las reinas británicas derribadas son la de Victoria e Isabel II; monumentos que los molestos protestantes cubrieron con huellas de manos rojas, símbolo de la sangre de los menores sacrificados.

El monumento a la reina Victoria y la reina Isabel II estaban colocado frente al edificio legislativo, en Winnipeg, donde llegaron los manifestantes y en medio de la indignación decidieron tumbar las obras.

Además, se indicó que la destrucción de las estatuas de las reinas británicas representan el rechazo a los abusos que se realizaron en el pasado colonial.

La consternación de los canadienses incrementó luego del descubrimiento de 182 tumbas anónimas en la provincia de Columbia Británica.

“No celebraremos las tierras indígenas robadas ni las vidas indígenas robadas. En cambio, nos reuniremos para honrar todas las vidas perdidas por el Estado canadiense”, dijo un representante de Idle No More.

Según los organizadores, el derribo de las estatuas de las reinas británicas por parte de los protestantes es para que el mundo se entere de los crímenes que cometió la corona británica con los aborígenes en Canadá.

El primer hallazgo de restos de menores se registró en mayo, cuando 215 cuerpos fueron descubiertos en los terrenos de un viejo internado indígena.

Son 1,100 tumbas las descubiertas en un mes, además de las investigaciones que demuestran espeluznantes abusos en contra de los pequeños.

La destrucción de las estatuas de las reinas también coincide con las pesquisas, las cuales revelan que los indígenas fueron utilizados como ratas de laboratorio.

Un reportaje de la BBC-Mundo señala que los menores indígenas fueron sometidos a experimentos de desnutrición.

“La mayoría de los experimentos hasta entonces se habían realizado en animales, pero investigadores como Pett, quien fue el autor principal de lo que luego se convertiría en la Guía de Alimentos de Canadá, aprovecharon la oportunidad de utilizar a los indígenas como ratas de laboratorio”.