La empresa Sears Holdings se vio debilitada por el auge del comercio electrónico y se declaró en quiebra este lunes, anunciaron en un comunicado. Sears se amparó en el capítulo 11 de la ley estadounidense de quiebras que permite a las empresas seguir operando y reorganizarse sin la presión de sus acreedores.

La empresa cerró cientos de tiendas en medio de una reorganización comercial causada en parte por el auge de Amazon y otros actores del comercio electrónico. La compañía tenía una gran deuda y el lunes no pudo reembolsar $134 millones que debía, informó.

Edward S. Lampert, presidente de Sears Holdings, indicó que la declaración de insolvencia permitiría a la compañía la “flexibilidad para fortalecer su balance” y acelerar una transformación estratégica.

La empresa planeaba una reorganización alrededor de una plataforma de tiendas más pequeña, una estrategia que ayudaría a salvar decenas de miles de empleos, señaló Lampert. Según el comunicado, Sears cerrará 142 tiendas no rentables a finales de año, además del cierre anteriormente anunciado de 46 tiendas en noviembre.

Con una historia que se remonta a 1886, Sears fue pionera con grandes almacenes y construyó un gran imperio a través de todo el norte del continente americano.