Los hondureños caracterizados popularmente como gente cálida y alegre, volvieron a dar muestras de este espíritu la noche de hoy sábado puesto que se unieron a los cacerolazos para romper con el toque de queda impuesto en todo el territorio nacional.

El cacerolazo es una medida de protesta pacífica en contra de la suspensión de garantías constitucionales por parte del actual régimen del presidente Juan Orlando Hernández.

d3365c1a-b618-4696-b430-3f88278db866

Los cacerolazos rompen el silencio de la noche de los fusiles

La protesta pacífica es una garantía constitucional y esta noche los sampedranos la ejercieron. Sin embargo, a medida que avanzábamos en la escritura de esta presente nota, a Tiempo Digital, llegaron diversos reportes de cacerolazos en la capital de la república y en otras partes del país.

El cacerolazo fue convocado por la Alianza de Oposición contra la Dictadura. Y a las 10 de la noche de hoy, Salvador Nasralla; invitó a realizar una segunda manifestación de este tipo.

La medida consiste en tomar una “cacerola” u otro objeto del hogar y comenzar a tocarlo. Esto como si se tratara de un instrumento musical. El objetivo es hacer ruido y hacer saber de manera pacífica que; el pueblo está resguardado pero no por eso, agachado y sometido.

Los cacerolazos han tenido tradición en las dictaduras latinoamericanas. Han sido una manera pacífica de protesta. Esto no lo dice Diario Tiempo, lo dice la historia de nuestro continente en el siglo XX.

Los hondureños han decicido implementar esta alternativa, luego de los recientes acontecimientos que han dejado luto y destrucción en la familia hondureña.

Cacerolas, música y consignas

Aunque nuestra línea editorial se mantiene neutral, no por eso vamos a obviar el hecho de que también se han escuchado comparsas, cohetes y música en barrios como el Buenos Aires de la capital.

Algo es seguro, las cacerolas fueron inauguradas hoy, y serán parte activa de los toques de queda que están por venir.