Brasil se convirtió en el cuarto país de Latinoamérica productor mundial de plástico, con un aproximado de 11.3 millones de toneladas anuales.

De la enorme cantidad, la nación sólo recicla 145,000 toneladas, lo que representa  un 1.28%.

El mayor problema está en la elaboración las pajillas, vasos, platos y envases; lo que está causando grandes daños ecológicos.

Ambientalistas detallaron que es común ver gente jugando con bolsas de basura depositadas en ríos que llegan hasta los manglares o está el estómago de tortugas.

Ante la preocupación, autoridades de Río de Janeiro han prohibido el uso de pajillas, lo que es un esfuerzo menor para los especialistas.

“Mientras no se intensifique las formas de reciclaje Brasil seguirá encabezando la lista junto con Estados Unidos, China, India como los principales países productores plásticos en América Latina”, cita el informe.