Billy Kyte, representante de Global Witness fue recogido por miembros de la ONU y transportado por un vehículo de la misma organización, a su salida del programa Frente a Frente.

Kyte recibió en pleno programa una llamada del Secretario de Medio Ambiente, Galdamez, quien pidió al Ministerio Público que detuvieran a Kyte por sus declaraciones e informes.

Al terminar el programa, Kyte salió escoltado por miembros de la Naciones Unidas y abordó un vehículo de la organización y pidió al Estado de Honduras proteger la vida de las personas.