Biden autoriza la primera repatriación de un prisionero de Guantánamo

Biden autoriza la primera repatriación de un prisionero de Guantánamo

Abdul Latif Nasir, de 56 años, fue repatriado a Marruecos; disminuyendo la población de la cárcel a 39 presos.

Biden autoriza la primera repatriación de un prisionera de Guantánamo Imagen de archivo, cortesía. / Vía Google.
  • Jacqueline Alvarenga | 19-07-2021.12:25 pm.

El presidente estadounidense, Joe Biden, autorizó la primera repatriación de un prisionero de la cárcel militar de Guantánamo, reduciendo su población a 39 reos.

Se trata de Abdal Latif Nasir, un marroquí de 56 años de edad que fue detenido en el 2002 y tenía autorización de liberación desde el 2016.

Es la primera acción ejecutada por Biden en su intento de cerrar la cárcel de Guantánamo, la cual fue creada en el 2001 tras los atentados del 11 de septiembre del 2001.

Al respecto, el secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, confirmó hace unos días que la gestión  Biden está “estudiando activamente” la posibilidad de cerrar la prisión.

Una de las acciones sería volver a crear el cargo de enviado del Departamento de Estado para el cierre de la prisión de la base naval de Guantánamo.

El objetivo de la cárcel militar era albergar a sospechosos extranjeros que incurrieran en delitos como terrorismo. Años después de su funcionamiento comenzaron las denuncias de abusos y torturas.

Investigaciones revelan que la mayoría de los prisioneros llevan casi dos décadas detenidos sin ser acusados ni juzgados.

La cárcel militar de Guantánamo fue inaugurada por el expresidente George W. Bush, alcanzando un máximo de 800 reclusos. En la administración de Barack Obama se redujo el número de prisioneros.

El esfuerzo del exgobernante demócrata por cerrar la prisión se vio obstaculizado en gran medida por la oposición republicana en el Congreso. Se espera que el gobierno de Biden logre cerrar la prisión militar.

Expertos han señalado que aunque existe una posibilidad son escasas y enfrentaría un duro reto para conseguir cambios legislativos.

Las reformas tendrían que pasar por un sector demócrata que no apoya el cierre de Guantánamo, sumado a los republicanos que se oponen férreamente.